Si el pasado Viernes puntual vimos dónde no se debe poner una coma bajo ninguna circunstancia, hoy toca empezar a ver los casos dondedeben estar.

1. Estructuras explicativas: palabra o grupo de palabras que sirven para aclarar o añadir información.

   a) Sustantivos o grupos nominales: Juana, la madre de mi amiga, me da galletas para merendar.

   b) Adjetivos o grupos adjetivales: Los soldados, moribundos, volvieron a las trincheras.

  c) Subordinadas adjetivas explicativas: Mi madre, que me conoce muy bien, sabía que llegaría tarde.

   d) Expresiones parentéticas: “El pensador”, de Rodín, es una escultura muy conocida.

2. Construcciones absolutas: aquellas que dan por acabada una acción.

Finalizado el partido, analizaron el resultado. / Analizaron el resultado, finalizado el partido, para ver qué podrían mejorar.

3. Expresiones accesorias: comentarios, explicaciones o precisiones añadidos.

Todos, incluidos los compañeros del trabajo, fueron a su fiesta.

Cuando salvo, excepto y menos introducen información integrada en la oración central, no debe llevar coma: Todos merecen la muerte excepto tú.

4. Interjecciones o expresiones exclamativas: enunciados que apelan al receptor y, a su vez, expresan un sentimiento (sorpresa, miedo, duda, desesperación…)

Vaya, parece que no va a venir…

Oye, ¿estará lista la cena antes de las diez?

5. Vocativospalabra que apela al receptor al que se dirige nombrándolo de forma explícita.

Cariño, ¿has visto el mando de la tele?

Ya sabes, mamá, que no me gusta que vayas enseñando mis fotos a todo el mundo.

6. Antes de un apéndice confirmativo: fórmulas interrogativas para apelar al receptor, del que se espera una respuesta afirmativa.

Me llamarás, ¿verdad?

La cena era en la plaza de las Esclavas, ¿no?

7. Elementos situados delante del verbo:

a) Detrás de un complemento verbal anticipado: si este expresa solo el tema, la coma es opcional (Carne, como muy poca; verdura como todos los días); si el complemento anticipado es muy largo, se recomienda la coma (Ese tipo de tomates que venden en la tienda de al lado, los como todos los días).

8. Entre sujeto y verbo si…:

a) si el sujeto está constituido por una enumeración que acaba con un etcétera o su abreviatura etc.: Los lápices, bolígrafos, rotuladores, regla, pegamento, etcétera, lo podéis comprar en una papelería.

b) si después del sujeto se abre un inciso: La tortilla de patatas, cocinada como lo hacía mi padre, es perfecta para la cena.

c) si el sujeto incluye las conjunciones distributivas bien… bien, ora… ora, etc. En este caso, la coma delante del primer elemento es optativa: La casa la alquilarán bien mis tíos, bien mis vecinos, bien mis amigos.  

9. Detrás de un complemento circunstancial antepuesto, se recomienda la coma si este es largo, si enmarca todo el enunciado, si constituye un enunciado complejo o si se le concede relevancia en el discurso: Estos complementos circunstanciales suelen ser los locativos, es decir, los de tiempo y lugar: Esta mañana a primera hora del día, casi todos los vecinos salieron a disfrutar de un día de playa.

10. Antes y después de un complemento circunstancial cuando este se interpone entre el verbo  y su CD o CI: estos son complementos exigidos por el verbo, por lo que, si algo se interpone entre ellos, debe estar debidamente acotado: Le daba, cada día, un beso en la mejilla nada más despertar.

Escrito por Rosa R. Galisteo

Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo.