Crisis de la conciencia europea. La Ilustración

Entre los últimos años del siglo XVII y los primeros del XVIII, la conciencia europea entra en crisis. Comienza el predominio de la burguesía, y con ella llega la Ilustración. Este movimiento no se pliega a ningún dogma ni político ni religioso. Empiezan a publicarse libros, periódicos y folletos. Frente a la autoridad anterior, ahora solo se admiten las luces, esto es, las conclusiones a que sin prejuicio alguno llega la razón humana.

Se postula la separación entre la Iglesia y el Estado. Entre 1751 y 1780 se editan los 37 volúmenes dela Enciclopedia francesa, de Diderot y D’Alembert, que intenta recopilar todo el saber humano basándose solo en principios racionalistas. Su escepticismo religioso es patente y calará hondo en toda Europa.

La nueva forma de practicar el gobierno es el Despotismo Ilustrado, cuyo lema era “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Se reforma todo para hacerlo más efectivo, culto y razonable. Se establecen industrias públicas, academias, centros de investigación, se estimula la instrucción, se crean museos, etc. La Ilustración y el Despotismo Ilustrado se hacen así solidarios.