Archivos por Etiqueta: latín

Fonética: el sonido [k] y el sonido [θ]

El sonido [k] se representa en latín mediante las grafías c y qu: centum [kéntum]; quinque [kwínkwe].

El grupo latino –ce– evolucionó durante la época medieval al sonido [θ], representado gráficamente mediante z o c (ya existía desde el siglo III inscripciones como in paze en lugar de in pace). Que fuera z o c dependía de que la sílaba estuviera en posición final o no: calicem > calic(e) > cáliz; -ecere > -ecer. Lo interesante de este caso es la evolución de los fonemas y las grafías: la grafía c representa el sonido [k] en latín, mientras que en castellano representa dos sonidos: [k] (ante a, o, u) y [θ] (ante e, i).

Leer más ...

Morfosintaxis: el morfema de número

Ahora que ya hemos visto el morfema de género (en las tres entradas anteriores a la presente), es hora de hablar del morfema de número.

La categoría del número ha sufrido pocas variaciones en el paso del latín al castellano.

Sus dos miembros, singular y plural, se mantienen con el mismo contenido (los restos latinos del dual, DUO, AMBO, ya en latín se trataban como plurales).

Por otro lado, la expresión del número deriva directamente de la latina.

Latín

El latín no tenía marca específica para el número. Solo presentaba desinencias distintas de caso en singular y plural, pero sin que pudiera aislarse en esas terminaciones la parte propia del número:

Nom. sing.: ROSA              DOMINUS

Nom. plur.: ROSAE            DOMINI

Acus. sing.: ROSAM           DOMINUM

Acus. plur.: ROSAS             DOMINOS

No obstante, uno de los casos más utilizados, el acusativo, terminaba en –s en plural (ROSAS, DOMINOS, HOMINES).

Además, en latín tardío reaparecieron con fuerza formas arcaicas y dialectales de nominativos plurales como ROSAS (frente a ROSAE) y DOMINOS (frente a DOMINI).

Leer más ...

Fonética: consonante + i

El grupo latino -ti- ante vocal evolucionó a -ci-. Durante la época medieval pasó por un sonido parecido a [ts] (escrito z o ç), como en el Cantar de Mio Cid: cabeça < *capitia; força < fortia. La Real Academia Española prescindió de esta grafía en la reforma llevada a cabo en 1726.

También la grafía ñ experimentó vacilaciones hasta adquirir su forma actual (fruto de la superposición de dos enes) y se escribió de muy diversas manras, como nn, ny o gn, algunas de las cuales han sido adoptadas por lenguas modernas como el francés (Catalogne) o el catalán (Catalunya).

Estos son algunos ejemplos de las evoluciones antes mencionadas:

Leer más ...

Morfosintaxis: la conservación del género III

A) Cambiar la terminación por otra más “regular”.

Algunos nombres de parentesco como SOCRUS (fem.) y NURUS (fem.), de la 4.ª declinación, habían pasado en latín tardío a la 1.ª: SOCRA y NORA, de donde proceden los resultados castellanos suegra y nuera.

Leer más ...

Morfosintaxis: la conservación del género II

La atracción formal actuó sobre los sustantivos neutros latinos.

Así, se hicieron masculinos los acabados en –UM. Ejs.:

TEMPLUM > templo

CAELUM > cielo

VINUM > vino

Leer más ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR