Archivos por Etiqueta: español

Morfosintaxis: el morfema de número

Ahora que ya hemos visto el morfema de género (en las tres entradas anteriores a la presente), es hora de hablar del morfema de número.

La categoría del número ha sufrido pocas variaciones en el paso del latín al castellano.

Sus dos miembros, singular y plural, se mantienen con el mismo contenido (los restos latinos del dual, DUO, AMBO, ya en latín se trataban como plurales).

Por otro lado, la expresión del número deriva directamente de la latina.

Latín

El latín no tenía marca específica para el número. Solo presentaba desinencias distintas de caso en singular y plural, pero sin que pudiera aislarse en esas terminaciones la parte propia del número:

Nom. sing.: ROSA              DOMINUS

Nom. plur.: ROSAE            DOMINI

Acus. sing.: ROSAM           DOMINUM

Acus. plur.: ROSAS             DOMINOS

No obstante, uno de los casos más utilizados, el acusativo, terminaba en –s en plural (ROSAS, DOMINOS, HOMINES).

Además, en latín tardío reaparecieron con fuerza formas arcaicas y dialectales de nominativos plurales como ROSAS (frente a ROSAE) y DOMINOS (frente a DOMINI).

Leer más ...

Morfosintaxis: conservación del género

Como vimos el pasado Miércoles morfosintáctico, en el paso del latín al castellano, lo más habitual es la conservación del género etimológico latino: ROSAM (fem.) > rosa (fem.); OCULUM (masc.) > ojo (masc.). No obstante, se han producido cambios que estudiaremos en dos grupos:

1) Acomodación del género a la forma.

2) Acomodación de la forma al género.

Hoy veremos el primero de ellos.

Leer más ...

Morfosintaxis: la pérdida del género neutro

En el paso del latín al castellano se perdió el género neutro, salvo algunas excepciones que ya hemos mencionado y que volveremos a ver más adelante.

Desde el siglo I d. C. se fueron reasignando los antiguos sustantivos neutros a cualquiera de los otros dos géneros, bien en virtud de su terminación o por algún otro motivo más particular.

Leer más ...

Morfosintaxis: el morfema de género

El sustantivo presenta en español dos morfemas gramaticales constitutivos: el de género y el de número.

Además de los matices semánticos que puedan contener, ambos morfemas tienen una función básicamente gramatical: establecer concordancia con todos los elementos (determinantes y adjetivos) que dependen del núcleo del SN. Si el núcleo del sintagma nominal El niño bueno es niño, siendo el determinante y bueno adjetivo, estos últimos deben obedecer al género y número de su núcleo. Si cambiamos el núcleo niño por niñas, sus acompañantes deben concordar con este: Las niñas buenas.

Leer más ...

Historia de la literatura: el Renacimiento II

La imprenta

Fue providencial la invención de la imprenta (por Gutemberg, 1400-1468) en pleno movimiento humanístico, pues facilitó la rápida difusión de los textos fundamentales. El primer libro español que se conoce está escrito en valenciano y es de 1474.

Leer más ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR