Anteriormente, hemos hablado de algunas formas gramaticales complejas, incorrecciones varias y curiosidades de nuestra lengua y su historia. Pero este año quiero fijar mi atención en casos reales y no en supuestos errores que la gente comete. Me he encontrado con muchas imágenes con frases como esta: Sabías que la locución adverbial “de veras” se escribe con las dos palabras separadas y significa “de verdad”. “Deveras” NO existe; o también esta otra: Nunca diga “contradecido”, el participio del verbo contradecir es “contradicho”. Personalmente, nunca he encontrado a nadie que, intentando escribir correctamente, cometa esos errores. Por eso quiero mostrar ejemplos sacados de los textos que me llegan e indagar en la duda verdadera para intentar disiparla de una vez por todas.

Hoy vengo a hablaros de un caso que me ha llamado mucho la atención.

Como os he comentado, ahora estoy corrigiendo un libro de relatos. Se trata de una recopilación de relatos de un único autor presentados anteriormente, algunos de ellos, a concursos (resultando finalistas o ganadores) o publicados en otras antologías. Sinceramente, creo que es la corrección en la que menos he tenido que corregir, bien porque estuvieran corregidos previamente (siempre se puede escapar alguna errata), bien porque se trate de alguien muy dado a la expresión escrita o un entendido de las reglas necesarias. Por eso me he sorprendido tanto al leer la siguiente frase: Delante mío está…

Detrás tuyo, enfrente mía, cerca suyo… Es una incorrección muy recurrente, pero muy sencilla de comprender y resolver. Os explico:

tc
Para esta construcción, los adverbios de lugar (delante, detrás, encima, cerca, enfrente debajo) deben ir seguidos de la preposición de más el pronombre personal: ADV Lugar + de + Pronombre Personal; y nunca deben acompañar a un pronombre posesivo (mío, tuyo, suyo), de forma que lo correcto es decir Encima de mí, y no *Encima mío. ¿Por qué? Pues porque son elementos incompatibles. ¿Y de dónde viene este error? Viene de entender como paralelas las construcciones La casa de Maripuri Detrás de Maripuri, cuando, realmente, estas construcciones ni son paralelas ni funcionan de la misma manera. Por ejemplo, podemos decir Su casa, pero no *Su detrás, e igualmente, podemos decir La casa suya, pero no *Detrás suya. ¡Equilicuá!

Y como una imagen vale más que mil palabras, Mr. Gramatiful viene al rescate de la mano de AbcdeEle.

1000x1000-1

¿Duda resuelta? ¡Así me gusta!

P.D.: Si queréis ver más imágenes de #MrGramatiful, pincha aquí: AbcdeEle

¡Hasta la próxima!

TUCORRECTOR2

Escrito por Rosa R. Galisteo

Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo.