Hago el amor con ella y la  infeliz
goza de mi fenómeno y me ama
y no sabe que estoy solo en la cama
con el  olor de  Dios en  la nariz

Saboreo tu carne de perdiz
y mi saliva  blanca se derrama
como un  ungüento cálido de llama
sobre tu abierta negra cicatriz.

Pecado y medicina es todo uno
penetrar lo divino de consumo
es remover tus tripas con fervor

El cielo es gloria  y el amor es cielo
y el hombre y la mujer de pelo a pelo
crean a Dios con un beso de amor.

Escrito por Rosa R. Galisteo

Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo.