Este adiós no maquilla un hasta luego,
este nunca no esconde un ojalá,
estas cenizas no juegan con fuego,
este ciego no mira para atrás.

Este notario firma lo que escribo,
esta letra no la protestaré,
ahórrate el acuse de recibo,
estas vísperas son las de después.

A este ruido tan huérfano de padre
no voy a permitirle que taladre
un corazón podrido de latir.

Este pez ya no muere por tu boca,
este loco se va con otra loca,
estos ojos no lloran más por ti.

 

Un punto final vestido de soneto. Con estos versos encabeza Sabina la canción “Nos sobran los motivos”. Y es que a veces hacemos cuentas y, efectivamente, se cuentan mil y una razones para bifurcar el camino. Lo siento pero no.

Escrito por Rosa R. Galisteo

Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo.