Archivos de Categoría: Blog

Día de la Poesía

 

Este adiós no maquilla un hasta luego,
este nunca no esconde un ojalá,
estas cenizas no juegan con fuego,
este ciego no mira para atrás.

Este notario firma lo que escribo,
esta letra no la protestaré,
ahórrate el acuse de recibo,
estas vísperas son las de después.

Leer más ...

Día de la Poesía

Tú no podías respirar

Y yo posaba mi mano en tu pecho.

Como cuando mi madre me lamía las heridas

Con las palmas de sus manos,

Sabiéndose dueña de algún superpoder

Capaz de espantar a todos los demonios

Que habitaban mis centros.

 

Y yo posaba mi mano en tu pecho

Y tus lágrimas no cesaban.

Y me dolías, me matabas.

Intentaba levantarte pero caía contigo

Porque mi mano nunca fue firme;

Porque me vencían tus circunstancias.

Leer más ...

Día de la Poesía

Mamá decía que el mundo sería mío

si dejaba de morderme las uñas.
Ahora me muerdo la sangre
y el mundo se evapora
en el universo que me legaron sus manos.

Mamá dice:
“parece que te duele la mirada”,
pero yo apenas recuerdo
otra forma de verme,
de vernos.

Mamá me escribe en una servilleta:
“El desalluno está aí,
Coje la leche del frigorífico”
y yo me doy cuenta de que no sabe escribir,
pero no importa.

Leer más ...

Día de la poesía

Si alguna vez sufres –y lo harás–
por alguien que te amó y que te abandona,
no le guardes rencor ni le perdones:
deforma su memoria el rencoroso
y en el amor el perdón es solo una palabra
que no se aviene nunca a un sentimiento.
Soporta tu dolor en soledad,
porque el merecimiento aun de la adversidad mayor
está justificado si fuiste
desleal a tu conciencia, no apostando
solo por el amor que te entregaba
su esplendor inocente, sus intocados mundos.

Así que cuando sufras –y lo harás–
por alguien que te amó, procura siempre
acusarte a ti mismo de su olvido
porque fuiste cobarde o quizá fuiste ingrato.
Y aprende que la vida tiene un precio
que no puedes pagar continuamente.
Y aprende dignidad en tu derrota
agradeciendo a quien te quiso
el regalo fugaz de su hermosura.

 

Mejor haber tenido y haber perdido que nunca haber tenido, ¿no? Negar una relación es despedirte de una parte de tu vida. Cuando tiras por la borda fotografías y recuerdos estás emborronando días, meses, años que no habrían sido lo mismo sin esa persona. Y aunque haya llegado a su fin, y ese fin haya sido desastroso, negarlo implicaría negar también los buenos momentos. Es bueno ser consciente de ellos y, sobre todo, agradecido. Aunque, por supuesto, para todo hay excepciones: es normal que haya alguna discusión de vez en cuando, pero el maltrato nunca es justificable, ni el físico ni el psicológico. En ese caso, olvida todo lo dicho y manda a quien sea a hacer puñetas.

Día de la Poesía

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

Leer más ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR