Ya hemos visto los casos en los que no se debe poner coma bajo ningún concepto, y también algunos en los que la coma es obligatoria. Hoy vamos a ampliar esta última lista.

  1. Detrás de un complemento preposicional partitivo antepuesto: De los dos, tú eres el que más corre.
  2. Antes, después o enmarcando un complemento oracional: Con respecto a lo que estábamos hablando, gracias por estar ahí. También se aplica a expresiones como en cuanto a, en relación con, en referencia a…
  3. Entre los miembros de una yuxtaposición, ya sea una enumeración simple o frases completas: Unos vienen, otros se van.
  4. Delante de la conjunción así como: He comprado pescado, así como carnes y verduras.
  5. En la construcción no solo…, sino también…: No solo quería saltar, sino también volar.
  6. Delante de cada segmento encabezado por conjunciones disyuntivas continuas como bien…, bien…; ora…, ora…; ya…, ya… Se puede prescindir de la primera coma si tiene relación sujeto-verbo o verbo-complementos: A ella le gustaba bien pasear por el campo, bien bañarse en la playa.
  7. Delante de una conjunción adversativa (pero, sino, aunque, mas) salvo excepciones: No es que le guste la equitación, sino que no puede vivir ya sin ella. A veces necesita descansar, pero sigue trabajando hasta que le gana el sueño. No es sino una adicta al deber: responsable pero insegura.
  8. En oraciones yuxtapuestas, delante de una secuencia copulativa o adversativa que se vincula con todo el predicado y no solo con el último elemento: Vino a vernos y a estar con nosotros, y se encontró muy cansado.
  9. Delante de oraciones adversativas que llevan una negación en su segundo término: Me voy porque yo quiero, no porque me lo pidas tú.
  10. En oraciones enfáticas con pero si están los dos términos coordinados y no aparece el adverbio muy antes y después: Era guapo, pero que muy guapo.

 

Escrito por Rosa R. Galisteo

Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo.