Antes de nada, ¿qué es la corrección y por qué es necesaria?

Escribir una obra, bien sea literaria, académica o de cualquier otro tipo, no es tarea fácil. Hay que escribir, borrar, cambiar, ampliar, retocar y volver a escribir. El autor conoce de primera mano su propio texto, tanto que su mente lo asimila y, por esto mismo, pasa por alto errores en su redacción. Por eso precisa de alguien ajeno al texto y con conocimientos lingüísticos para subsanar todos esos errores. Ese es el corrector.Corrección

La corrección puede ser de dos tipos: ortotipográfica y de estilo. La primera se encarga de erratas, acentuación, puntuación, formato y todo lo, digamos, superficial del texto. La segunda, por su parte, va más allá de la forma y se adentra en el contenido, corrigiendo léxico, ambigüedades y redundancias, entre otros, para obtener un texto más limpio y adecuado a su cometido.

Normalmente, estos dos tipos de corrección se hacen o pueden hacer de forma independiente, según pidas uno, otro o los dos, y, por tanto, se cobran también de forma independiente. Pero en TuCorrector no somos capaces de pasar por alto alguna incorrección por el simple hecho de no haber sido contratado el servicio correspondiente. Por ello, ofrecemos un único servicio que aúna todas las correcciones, de uno y otro tipo, y como resultado, un trabajo completo y eficaz prácticamente por el precio de un solo tipo de corrección, comparado con las tarifas de otras empresas. Haced vosotros mismos la prueba: nuestros precios están siempre a vuestro alcance.

CONTAC